José Lorenzo Martínez
 
Fray Sebastián de la Cruz Gonzáles
Colegio "José Gálvez"
Calendario Turístico
PRODUCCIÓN INTELECTUAL CAJABAMBINA
Semana Santa
Página Folklórica
Teoria de los Diablos
Pedro Caballero
El Carnaval
CAJABAMBA
El Día de Florecer
Rostro de las Tardes: Biografía completa de Gloriabamba
"Monografía de Cajabamba"
Artículos cajabambinos
Himno a Cajabamba
Autores cajabambinos
Nuestro Templo
José Lorenzo Martínez
Mark Goicochea
Personajes en fotografía
Cajabamba en fotografía
Enlaces
Feria Patronal de Cajabamba
Mapa Turístico de Cajabamba

Album de fotos nuevo
Mis aficiones nuevo
José Lorenzo Martínez

Un valor cajabambino...
Por: Luis Eslava Iparraguirre
imagen
Fotografía del óleo original ( jueves de toros del año 1919 )
José Lorenzo Martínez Franco, autodidacta como pintor; fue el hombre vigoroso, vital, que lució a diario su vasca y perfilada sotabarba.
"Me juzgo y prejuzgo, tengo muchos defectos, pero tengo una sola virtud; la sinceridad", era una expresión que lo caracterizaba. Sus recuerdos se hacen merluzas, tierra de colores, pinceles y paletas, para grabar sus hermosos frescos en las paredes de su finca, o sobre el caballete sus inconfundibles lienzos, como el de "Caín", sus alegorías, sus autoretratos, paisajes, etc.
Llevó al lienzo todo el producto de su observación y del recuerdo; sin auxiliarse de fotografía alguna, plasmó en una tela de 1.50 x 0.90 m. (el arriba publicado), un jueves de toros de la fiesta patronal de la Virgen del Rosario del año 1919. (este lienzo tiene su leyenda muy detallada, haciendo mención de todas las expresiones y personas existentes en dicha fiesta; no lo publico ahora, pues, es tema de mi libro "Rostro de las tardes".)
El artista en mención, fue un bohemio muy jovial, le gustaba mucho la literatura universal, la pintura, la escultura y la música. Ejecutaba diestramente la guitarra, en puro cuerdas entonaba pasillos selectos del Ecuador; se identificaba con las personas pobres y desgraciadas, muchas veces lloraba y plasmaba tal o cual viscisitud en las notas de su afinada guitarra.
Las paredes de su finca ubicada en la Pampa Chica, exhibía hermosos frescos pintados por él, junto a éstos aparecen muchos pensamientos suyos, con muy marcado mensaje; gustó de las flores, de allí la razón los jardines de su finca, lozanos y policromos. En la entrada de este lugar, exhibe un leterero que dice: "Aquí vive un orate".
En un lugar de su sala, exhibía los uniformes de gala de su querido hermano, el comandantede la Armada Peruana, don Leoncio Tomás Martínez Vereau, destacado hombre público, que fue tres veces diputado por Cajabamba.
José Lorenzo, el valor cajabambino olvidado, dió gran impulso a la Banda Municipal de Músicos, sacrificó su peculio para la subsistencia de esta, proveía de papel especial para escribir música, arregló en Lima todos los instrumentos malogrados, a la vez que, con la marcha del Señor de Luren, patrono de Ica, quería que se haga la procesión de la Virgen del Rosario en su día central.
Nosotros quisimos tras la muerte de José Lorenzo, que la Banda Municipal lleve su nombre, pero, anticipadamente sus integrantes ya habían adelantado con el nombre de la patrona del pueblo, la Santísima Virgen del Rosario.
Tiene dos obras aún inéditas:
-"El manuscrito de tu padre" y
-Feróz ancianidad.
Seguidamente destacaremos algunos pensamientos de este valor cajabambino:
-"El entretenimiento más filosófico que un hombre puede tener, es edificar su propia tumba".
-A mi concepto existen mujeres que deben decir: más vale ser amante de un hombre de nobles sentimientos, que esposa de un canalla".
-"¡Cuanta sabiduría tenemos para con los demás humanos!...
¿Y para con nosotros? ja, ja, ja.
-"La poesía y la pintura no son talleres de metáforas ni angustias de un diccionario".
-"Quiero que sea el conservero de mi tumba, los humildes recuerdos de mi Instrucción Primaria".
-"Al preguntarme la conciencia si estoy facultado para criticar al prójimo, la verguenza si la tengo, es mi respuesta".
-"Después que muera, otras serán las críticas para mis obras".
-"Yo vivo con la esperanza de llegar a ser un recuerdo".
-"En plena luz, no somos ni una sombra".
-"Veía un hombre muerto. Y yo era pequeño... ¡Dios mio! que grande es un hombre muerto".
-"El hombre que más solitario es, lo conjeturo más sincero".
En el año 1979, José Lorenzo decide radicar en Lima junto a sus familiares, visitaba Cajabamba con puntualidad en sus ferias patronales, en las cuales gozaba como un muchacho, iendo en edad, casi octogenario.
La mañana veraniega del 8 de enero de 1982, fue testigo mustio de lo que le iba a ocurrir; alegre y contento fumaba su acostumbrado cigarrillo "Imperio" y mientras pintaba un lienzo en su caballete de trabajo, le sorprendió la muerte a causa de un paro cardiaco.
Sus restos reposan en el cementerio "El Angel", cuartel "Santa Gracia" No 16 - Letra D.
Buen José Lorenzo, recibe de tu Cajabamba el beso espiritual, así como de tus eucaliptos que airosos se mecen, al evocar tu linda eternidad.