Fray Sebastián de la Cruz Gonzáles
 
Fray Sebastián de la Cruz Gonzáles
Colegio "José Gálvez"
Calendario Turístico
PRODUCCIÓN INTELECTUAL CAJABAMBINA
Semana Santa
Página Folklórica
Teoria de los Diablos
Pedro Caballero
El Carnaval
CAJABAMBA
El Día de Florecer
Rostro de las Tardes: Biografía completa de Gloriabamba
"Monografía de Cajabamba"
Artículos cajabambinos
Himno a Cajabamba
Autores cajabambinos
Nuestro Templo
José Lorenzo Martínez
Mark Goicochea
Personajes en fotografía
Cajabamba en fotografía
Enlaces
Feria Patronal de Cajabamba
Mapa Turístico de Cajabamba

Album de fotos nuevo
Mis aficiones nuevo
Fray Sebastián de la Cruz Gonzáles

imagen
Por Alvaro Eslava Oruna
Este santo, nacido en Callash, fue bautizado en nuestra parroquia de Cajabamba con el nombre de Sebastián de la Cruz González Ayala. Fue educado con buenos valores, principios morales y éticos; quizás con pobreza económica pero con una gran riqueza espiritual.
Sebastián se preocupó por alfabetizarse por cuenta propia ayudado por un letrado -pues no habían escuelas-, leyendo libros de piedad y vida de santos. Muy temprano perdió a sus padres, quedando huérfano. Fue criado por los tíos quienes no le dieron un buen trato, razón por la cual quiso huir en dos oportunidades.
Su nacimiento casi coincide, por pocas semanas, con la proclamación de la Virgen del Rosario como Patrona de Cajabamba. Sebastián se dedicaba a pastar sus ovejas, a las que daba de beber agua en unas bateas de piedra que existen hasta la fecha en Callash, las que también le servían para lavar su ropa. Su casa ya no existe, pero sí “El Mirador” en la parte alta, de forma circular con piedras en el contorno, de donde se divisa el paisaje de la ciudad de Cajabamba y de donde se afirma que Sebastián escuchaba la santa misa, comprendiendo perfectamente cada acto.
SUS PRIMEROS MILAGROS
Los realizo en su tierra natal, Callash. Una tarde cuando pastaba sus ovejas un rayo mató a todos sus animales, dejándolos carbonizados, salvándose él milagrosamente; con temor el niño volvió a su casa y lo reprendieron, lo castigaron como si tuviese la culpa. Se fue llorando y se puso a rezar e implorar a Dios. Mientras acariciaba a sus ovejas muertas, misteriosamente una a una se fueron levantando y empezaron a correr y a balar alegremente, las mismas que Sebastián los llevó de vuelta a casa, sorprendiendo a todos.
En otra ocasión, cuando pastaba sus ovejas fue atacado abusivamente, con una pedrada en la rodilla, por un mozo de dudosa reputación, la misma que sangraba por el gran impacto. Sebastián se puso a orar, cogió un puñado de tierra y le aplicó a la herida, dejando de sangrar y cicatrizando rápidamente como si nada hubiese ocurrido.
El padre Ramón Serratosa relata que en otra ocasión Sebastián se extravió olvidando el camino que conducía a su casa, al caer la noche se recostó agotado y fue presa terrible de una visión, de un pavoroso incendio, que quería abrazarlo y le cerraba el paso, más el Señor acudiendo en su ayuda ponía frente a él una ermita con las puertas abiertas para que se refugiara en ella. Luego se vio así mismo, entrando a la ermita donde lo esperaba Cristo crucificado y lo acogía tiernamente en su sagrado corazón. Al volver en sí se encontró cerca de casa en el camino correcto.
Se dice que, cierta vez, un campesino lloraba muy apenado porque su yunta de bueyes se había rodado por el camino de herradura bastante accidentado, desde donde se observa, hacia abajo, el rió Lulichuco; Sebastián bajó al fondo, comenzó a orar y rezar a Dios, sacando intacto a la yunta como si nada hubiese ocurrido.
imagen
Las bateas de fray Sebastián
SU JUVENTUD Y ADULTEZ EN LIMA

Pasados los diecisiete años Sebastián decidió huir de su casa por el mismo camino que lo hizo anteriormente, pero esta vez si lo logró por la banda de Callash, Araqueda, Huacamochal, Usquil, Otuzco, la cuesta del Pedregal, Trujillo, Santa, Huacho y Lima.
Al llegar al río Santa y no tener dinero ni quien lo pase, pues sus aguas estaban turbulentas y cargadas, rezando tendió su poncho y se puso encima como si fuera una balsa y pasó, sorprendiendo a todos. Luego comentan que tenía que continuar caminando, por varios días, con unos arrieros, por una zona donde no había agua, menos para los caballos. Sebastián pidió depósitos para sacar agua; a lo que todos le respondían diciendo “que por aquí no hay, pues nosotros caminamos por estos lares hace mucho tiempo”. Insistió y se fue orando cerca y sin caminar casi nada, regresando con agua y saciando la sed de hombres y animales. Posteriormente, fue asaltado por Chancay, cerca de Lima, sin tener nada; en el trayecto encontró a un buen amigo quien le dio ropa, alimentos y trabajo en Lima por unos días, a quien le contó que iba en busca del padre Luis Galindo. Estando en el corazón de Lima las campanas del convento mercedario comenzaron a tañir, según manifestaron los sacerdotes, sin que nadie las toque. Al acercarse Sebastián, con mucha humildad y sencillez, aceptó rápidamente ser lego, no sacerdote, con habito y sin capilla. Recibió su hábito de fray Rodrigo de Castro con trato especial. Su vida en el convento mercedario fue muy sacrificada, oraba bastante, leía mucho, caminaba por las calles de Lima predicando, dando caridad a los más pobres, curando enfermos y juntando óbolos para los pobres.
Sebastián dormía sólo cuatro horas en una dura tarima, de almohada tenía un tronco y se cubría con una sola frazada. Ayunaba en cuaresma, comía carne solo los domingos, se hacia azotar con frecuencia hasta desmayarse -introduciendo en sus carnes un cilicio de agudas púas-, andaba desabrigado y con el habito raído, además había comentado que fue tentado por el demonio, el mismo que lo persiguió y lo venció después de 20 años. También se ha rescatado de él, algunos poemas y otros apuntes religiosos al estilo del “Monstruo de la Naturaleza o Fénix de los Ingenios” como lo es don Lope de Vega. Sebastián compuso, por ejemplo, un soneto a la Virgen Maria y San Pedro de Nolasco.
Don Sebastián de Colmenares lo nombró padrino de su hija, llevándola a la pila bautismal, quien más tarde sería condesa de San Juan de Lurigancho.
Posteriormente, como donado, fue cambiado de nombre, por fray Sebastián de la Cruz a fray Sebastián del Espíritu Santo, quien permaneció 35 años en el mercedario.
En sus últimos años se enfermó de reumatismo, por la humedad limeña; para su recuperación fue llevado a la zona de Ate y Carabayllo, por su buen clima. Lentamente se mejoró pero le ataco la fiebre, entonces predijo su propia muerte, la misma que ocurrió un 17 de julio de de 1721, a sus 53 años de edad. Murió con los brazos en cruz con la hermosura de su rostro y una leve sonrisa. Hubo tal cantidad de fieles, donde participaron las autoridades más importantes de la época, que el lugar resulto pequeño.
Fue enterrado en la capilla del Señor del Auxilio, donde hay un placa con su nombre, la fecha de su muerte y edad al producirse el deceso.
Por la importancia del personaje se celebró el segundo funeral con mucha solemnidad y jerarquía eclesiástica presidida por el 27 virrey arzobispal del Perú, fray Diego Morcillo Rubio de Auñon, que tenia títulos honoríficos como “Arzobispo de Charcas y de la Plata”.
SU CAPILLA, SU RETRATRO Y EXHUMACION
En su tierra natal, tras hacer y seguir haciendo muchos milagros registrados en un libro especial con todos los datos de las personas y los milagros de lugareños y visitantes, en el año de 1940 don Santos Rodríguez Toribio, vecino de Callash, donó el terreno para la construcción del templo dedicado a fray Sebastián, pero por no lograr la beatificación, descuidada por muchos años, el párroco de ese tiempo decido nombrar como patrona a Santa Rosa de Lima.
Su retrato: Existe en Callash un óleo muy artístico que data del año 1850, realizada por el excelente pintor cajabambino don Manuel de la Cuadra, cuyo cuadro lo pintó en el templo mercedario de Lima idénticamente al original.
Los mercedarios buscando el proceso de beatificación de fray Sebastián en 1729, el monseñor Severo Aparicio rescató esto del archivo arzobispal de Lima y el padre Gutiérrez Galiano, siendo provincial de la orden, nombro procurador de la causa de esta beatificación al padre fray Antonio Vidaurre, quién logro conseguir que el arzobispo de Lima, monseñor Morcillo de Auñon, aceptará y nombrara como Juez de Informaciones al doctor Fernando Beingolea, ilustre canónigo doctoral, quien junto a los médicos legistas hicieron el reconocimiento del cuerpo exhumado del donado; contando que el cadáver estaba entero, aunque descompuesto, y que tenía la masa encefálica íntegra y fresca, cubierta con un liquido oleaginoso de olor muy agradable. Igualmente descubrieron que sus venas capilares tenían sangre fresca “como si estuviera vivo”, luego el proceso se interrumpió, no se sabe porqué, quizás porque el misterioso asombro podría ser reabierto en cualquier momento.
imagen
Su capilla y sus devotos
MILAGROS Y PREDICCIONES
Sebastián ha hecho y sigue haciendo milagros por mayor. Por citar algunos, curó a la esposa de don Juan Antonio Mendoza Magno, señora Celinda del Rosario Huertas de Mendoza, desahuciada en Lima, de un cáncer generalizado; a doña Olga Fernández; a don Trinidad Paredes; al conocido y notable músico Deogracias Rodríguez y a su esposa doña Herminia, pues creen en el poder curativo de las aguas empozadas en las bateas o “mushkas”, y que deben ser visitadas por los enfermos. Sería largo enumerar más casos y personas, sólo te invito a visitarlo, a rezar y orar.
En Lima anuncio el terremoto de 1687 que dejó a la capital en cimientos; predicciones que fueron corroboradas por el padre Luis Galindo, donde se destruyo el palacio virreinal y la catedral.
Sebastián, evitando la muerte de muchos creyentes, preparó una procesión lejos del corazón limeño, salvándolos de morir aplastados en estos dos movimientos telúricos en menos de 48 horas. Para Cajabamba predijo “que un Martes de Carnaval ocurriría una inundación de lluvia en una quebrada que pasará por el mercado, y se dará en varios tiempos por tres veces; pues hemos sido testigos que así ha ocurrido cuando salieron las aguas de la quebrada Ismayacu, que según “los abuelos” antes ya ocurrió. Falta la tercera que debe ser más fuerte que las dos anteriores.
Dándonos ha entender su canonización manifestó: “Nuestra “Santa Tierra” se tornará de un imperio de riqueza minera con el oro que guarda el Amalaya, donde brote agua que correrá por las calles de Cajabamba, y que reinará aquí la paz y después la gloria, merced del venerable que va ha demostrar cariño a su tierra”. Pero para recibir primero hay que dar unos pasos que signifiquen recuerdo para el venerable paisano.
BEATIFICACION DE FRAY SEBASTIAN DEL ESPIRITU SANTO
Para poder lograrlo se ha seguido y se tiene que proseguir con las gestiones para este hermoso fin. Por ejemplo, en 1837, a los 116 años de su muerte, se había avanzado con este proceso, de allí Cajabamba no ha ido ni más allá ni más acá, allí ha quedado.
El hermano Sebastián en alguna oportunidad dijo que “Cajabamba es la Cultura del Olvido”, por ello quizás haya quedado como testigo de ello La Peña del Olvido, vecina de Callash, donde muchos se han suicidado buscando olvidar sus penas. Por ello, queridos hermanos, es tiempo de reflexionar y lograr la beatificación y canonización del futuro Santo Cajabambino, del cual debemos sentirnos felices, contentos y orgullosos, ya que santos son contados en el mundo. En el Perú tenemos que cumplir con esa Misión para tenerlo junto a Santa Rosa de Lima, San Martín de Porras, Juan Macías, Santo Toribio de Mogrovejo, entre otros; por ello, te invitamos a apoyar al Comité de Callash de Cajabamba formado para conseguir esta digna y humilde causa que, con tus sugerencias, apoyo moral y económico se logrará en beneficio de la comunidad cristiana cajabambina, del Perú y del mundo, y con la bendición de Dios lo lograremos aportando todos, de acuerdo a nuestras posibilidades.
El comité que se ha formado en Callash para este fin ha quedado de la siguiente manera:

PRESIDENTE: RUFINO RODRIGUEZ FERNANDEZ
SECRETARIO: LUIS FERNANDEZ FABIAN
TESORERO: ISIDRO BRICEÑO TORIBIO
VOCALES: CARLOS SALVADOR FERNANDEZ
BENJAMIN PAREDES JACINTO
ROSENDO PAREDES JACINTO
ALFARO AGUIRRE

*Si deseas colaborar con este causa puedes comunicarte a:
Teléfono: 076-848145 (Cajabamba)
Dirección: Jirón Carlos Heros Nº 375–Cajabamba
E-mail: Annie_777_5@hotmail.com
regresar
haz click...